Comparando nuestro dolor con el de los demás…

Resultado de imagen para sufrimiento

A veces, si he tenido un día complicado pienso: “Bueno, al menos no tengo que vivir en un área de desastre natural o zona de guerra”.

O si estoy en esas épocas donde los gastos son mayores pienso… bueno, compro en lo estrictamente necesario…. Por lo menos no debo vender cosas personales para poder sobrevivir…

Y a veces, cuando mi corazón esté complicado y mi vida afectiva no está pasando por el mejor de los momentos pienso… “Mejor haber perdido en el amor que…”

Tengo menos que muchas personas, pero mucho más que otras y como la balanza del Universo es perfecta lo que me sobra a mi lo tienen los demás y los que le falta a los demás, seguramente lo tengo yo.

Si se pone en mi lugar, descubrirá que es así… que lo mismo le sucede a Ud.

Ahora…

A veces, comparar su dolor con el de los demás es un acto de conciencia y compasión y también puede ser una forma de empoderamiento para practicar la gratitud.

Pero a veces… comparar nuestro dolor con el de otras personas es una gran distracción de nuestros propios sentimientos y la verdad de la situación.

Negar nuestro dolor personal no disminuirá el sufrimiento de otras personas.

Por lo tanto, la manera de como yo actúo…y la cual aconsejo es que cada uno lo trate de hacer cuando vivencia alguna situación complicada, inesperada o dolorosa…, es – aunque parezca ilógico y fuera de lo normal- honrar el dolor, asumir sincera y maduramente las molestias que vivenciamos, que puede ser algo insignificante o podría ser trágico para el Alma.

 

Pero… es nuestra experiencia…

Que es la semilla de nuestro aprendizaje…

La única razón por la cual estamos aquí.

Bendiciones…

 

Walter Accuosto

Comunicación con su Guía Espiritual y Ángeles.

ESTA OPCION ESTARA DISPONIBLE SOLO HASTA EL 30 DE SETIEMBRE Y NO SE VOLVERÁ A REPETIR.

Su Guía Espiritual y la energía de los ángeles protectores, son sus mejores amigos, que – aunque no los vea – lo puede sentir, escuchar, experimentar su presencia, consuelo y… también le puede guiar hacia lo que es mejor para su Alma.

Cuando establecemos conexión con estas maravillosas energías, la vida se hace más fácil y más placentera.

No es necesario tener un don o “ser una persona espiritual”.

Las experiencias de conexión y sanación espiritual no son algo que se pueda poner en una fórmula o estudiar científicamente… solo pueden ser comprobadas por la experiencia propia de bienestar que genera.

No hay que creer, solo tener la voluntad de experimentar.

Le invito a vivir esa experiencia de conexión con su Ángel Guardián y Guía Espiritual y recibir de ellos las respuestas que necesita.

Ya está a su disposición – Y SOLAMENTE HASTA EL 30 DE SETIEMBRE – un módulo especial y enriquecido del curso DESARROLLO PSÍQUICO que en Marzo del próximo año 2019 dará inicio.

Si quiere adelantarse y conocer una de las técnicas enseñadas en el Curso (que son 18 módulos) tiene a disposición este e-course “COMUNICACIÓN CON SU GUÍA ESPIRITUAL Y ÁNGELES” entregado en tres carpetas temáticas de aproximadamente 130 páginas, que incluye un cuaderno de trabajo más un audio “Encuentro con su Guía Espiritual” que es una visualización guiada grabada por mi que le ayudara a que se produzca ese encuentro.

Su costo es de $ 1.100.=, lo recibe inmediatamente y obtiene un 10% de descuento sobre el valor del curso y ADEMAS, en el momento de solicitarlo se le descontara la cantidad abonada por este material.

¿Cómo llegar a él?

Girando en cualquier agencia de Abitab la suma de $ 1.100.= a la cuenta

ABITAB NET 931 (W Accuosto)

y una vez enviada su solicitud lo recibirá inmediatamente al mail indicado por Ud.

Es un e-course DIGITAL (enviado a su e-mail) completo, único, imprimible y además de ayudar a generar la CONEXIÓN ESPIRITUAL necesaria para canalizar la información que sus Guías Espirituales y Ángeles tienen para Ud., le acompañará toda su vida.

ESTA PROPUESTA VENCE EL 30 DE SETIEMBRE y no se volverá a repetir.

ACEPTACIÓN

Resultado de imagen para ACEPTACION

Durante tan sólo veinticuatro horas, pruebe lo siguiente: asuma la actitud de aceptación total frente a todo…

Suceda lo que suceda.

Si alguien le insulta de alguna manera, acéptelo, no reaccione y observe lo que ocurre.

De repente notará que fluye en su interior una energía que nunca antes había notado.

Cuanto se siente débil y alguien le insulta, se molesta y comienza a pensar de qué manera tomará venganza…

Sabe lo que sucede en realidad: Esa persona le ha atrapado y, en adelante, no hará otra cosa que darle vueltas y más vueltas en su mente, sus emociones y por supuesto… sus energías.

Durante días, noches e incluso años, no podrá dormir y tendrá siempre presente la idea de rabia, odio, necesidad de venganza y cosas por el estilo.

Conozco personas que desperdician toda su vida por una pequeñez insignificante, como que alguien le haya ofendido (incluso sin querer).

Basta con volver la vista hacia su pasado para demostrarle el poder que tienen estas emociones…

Cuando era pequeña el maestro la llamó tonta y de alguna forma la ridiculizo en clase y todavía lo recuerda con rencor.

Su padre dijo algo, pero lo ha olvidado y no logra recordarlo ni aunque Ud. se lo recuerdes con lujo de detalles.

Su mama cuando era pequeña y ante algo que había hecho mal le lanzó determinada mirada y desde entonces la ha acompañado la herida, que sigue abierta, en carne viva, y explotará con sólo que alguien la roce.

Ni que decir con las amistades, compañeros laborales, hermanos y personas con las cuales se ha relacionado afectivamente.

Sea lo que sea… esas emociones/recuerdos/bloqueos…son todos nudos energéticos que impiden que su energía fluya adecuadamente y eso – sin duda – interfieren en la dinámica de la energía.

No deje que este tipo de acciones, experiencias o sentimientos se extienda de aquí en más.

Lo que sucedió…y aun no lo pudo “soltar” lo tratamos en consulta…

Pero ahora… a partir de este momento y como lo aconseja el maestro espiritual OSHO:

“Durante veinticuatro horas – sólo veinticuatro horas – trata de no reaccionar, de no rechazar nada; pase lo que pase.

Si alguien te empuja y te derriba, ¡cáete!

Luego levántate y vete a casa.

No hagas nada al respecto.

Si alguien te agrede, inclina la cabeza y acéptalo con gratitud.

Vete a casa, no hagas nada; aunque sólo sea durante veinticuatro horas, y experimentarás un arrebato de energía que nunca antes habías conocido: una nueva vitalidad que surge de las raíces, y una vez que la hayas conocido, una vez que la hayas experimentado, tu vida cambiará.

Luego te reirás de todas las tonterías que venías haciendo: de todos los rencores, reacciones y venganzas con las que te habías estado destruyendo”.

Recuerde porque es fundamental:

Nadie puede destruirle si no se lo permite.
Nadie puede salvarlo, excepto Ud.