EL MAESTRO ESPIRITUAL, UN ROBO Y LA VERDADERA FORTUNA.

Gustave+Caillebotte+-+Man+in+a+Smock+aka+Father+Magloire+on+the+Road+between+Saint-Clair+and+Etretat+(1)+

El maestro Espiritual al ver a un hombre con signos de gran desconsuelo sentado al costado del camino le pregunto qué le preocupaba.

No hay nada de interés en mi vida le respondió.

Tengo el amor de mi familia, salud y suficiente fortuna para llegar a mis últimos días sin problemas y sin embargo no soy feliz.

Sin hablar, el maestro tomo el bolso del viajero, y salio corriendo por el camino como una liebre, – a pesar de sus avanzados años -.

El conocimiento que tenia del lugar le permitió tomar un atajo y volver al camino un kilómetro después, sabiendo que por ese mismo lugar, habría de pasar el hombre al cual le había robado.

Entonces, puso el bolso al costado del camino, y se escondió entre los árboles esperando que el hombre pasara por allí.

Y lo vio venir.

Mas desconsolado que cuando lo conoció unos minutos antes.

Su cara, (generada por la perdida que recién había tenido) era de angustia, de extrema tristeza, de abatimiento…

Pero cuando vio su bolso al costado del camino, se le ilumino.

Corrió hacia el gritando de alegría y agradeciendo a Alá, el haberse podido reencontrar con sus cosas mas queridas.

El maestro demostró con su sabiduría, otra manera de producir felicidad.

Ahora bien…

Me podría decir… ¿Porque esperar a perder lo que uno tiene, para darse cuenta lo importante que era?

Estamos viviendo una situación muy especial que sin duda no llegó por casualidad…

Quizá es la GRAN ENSEÑANZA que llegó para permitirnos reflexionar y cambiar la manera de llevar nuestras vidas…

BENDICIONES…

Walter Accuosto

BOLETÍN SEMANAL

SINTO NIA

Cualquier cosa es posible cuando abres tu conexión con el Universo

COMPRENDER LAS SEÑALES.

Seguramente muchas veces le ha llamado la atención  la cercanía de un ave o plumas que encuentra en lugares inusuales, una mariposa, un picaflor que aparece de manera extraña a su vida… la mayoría en forma presencial, pero también en sueños, formas o imágenes que ve una y otra vez…

Y si es observador habrá percibido que la mayoría de las veces se presenta ante Ud. cuando está esperando una respuesta,  buscando confirmación de algo, en medio de un conflicto o después de una perdida reciente.

Y si es intuitiva/o, percibirá que un gato, no es un simple gato, ni un objeto es ese simple objeto, sino una señal que llega a Ud. por alguna razón especifica…

Y cuando eso comienza a ocurrir, cuando empieza a darse cuenta de esos pequeños “guiños” que le hace el Universo, esa persona amada que ya no está en este plano (pero que Ud. sabe/siente que está a su lado) o la invisible presencia de sus Guías Espirituales, comenzará a comprender que es lo que quieren comunicarle.

Estar abiertos a las señales, es “activar” la antena psíquica que su Alma trae como herramienta y comenzar a usarla.

Cuanto más atenta/o este a esas señales, mas “comunicaciones” comenzará a recibir.

¿Le ha elegido alguna pequeña araña para caminar por su pared?

¿Algún pájaro le canta en la ventana?

¿Encuentra plumas o monedas en lugares extraños?

¿Tiene sueños repetitivos?

¿Ve números que se repiten una y otra vez?

imagesSEPARA DOS

86.400 SEGUNDOS

Un día tiene 86.400 segundos.

Uno solo de ellos… UNO SOLO, puede cambiar tu Destino

VIDEOS SINTONIA

imagesSEPARA DOS

PEQUEÑA Y PODEROSA ORACIÓN

oracion

MENSAJE ANGELICAL PARA ESTA SEMANA

3b4cc67c2c1be734b403dbc6f8c67026

Uno de los peligros de estar demasiado enfocados en una preocupación, es que el miedo crea depresiones en los planos suaves de nuestra mente y pequeñas “heridas” en nuestra aura.

Se puede vivir con ellas y no pasaría nada.

Solamente generaría pequeñas huellas energéticas que, podrían ayudar a experimentar que su vida esta “bloqueada” y en casos mayores, generar cierta tendencia a sufrir estados pasajeros de ansiedad…

La solución energética a esta situación es fácil, porque basta con una sola sesión de Reiki para restaurar esas “imperfecciones” comunes en esta época de situaciones que muchas veces no podemos manejar.

¿Pero que puede ocurrir?…

Que luego aparezcan “otras preocupaciones” y al no ser tratadas desde el momento que aparecieron, se pueden comenzar a acumular, de la misma manera que el agua de la lluvia se acumula en un pozo o que una pequeña rotura en una ropa, al no ser arreglada en su momento, se puede comenzar a deshilachar.

Esta será una semana especial y no me refiero al poder espiritual y la fe generara en el recuerdo de Jesús ingresando a Jerusalén y sus últimos días en este plano, sino a que las noticias estarán más “fuertes”, porque estamos comenzando un tiempo de aceleración del coronavirus en nuestro país.

Será fundamental que enfoque todas sus energías en cuidarse, cuidar, dar el ejemplo, no dejarse tentar por salir, alimentarse con lo que tenga en su casa y si lo necesita, salir con las protecciones adecuadas y realizar la limpieza que corresponda al llegar a su hogar.

Pero sobre todo… evitar hacerse problemas por cosas que no lo son, que no están confirmadas, que llegan en mensajes de personas que comparten información si conocer las fuentes, por situaciones humanas que puedan generarse a lo largo de estos días de “encierro”, potenciar la paciencia y dirigir todas sus energías hacia pensamientos positivos, optimistas, haciendo todo lo posible para que sus sistemas energéticos, emocionales, espirituales y vitales no se alteren.

Esta semana el ejercicio que aconsejo es que haga una lista y ponga en ella, todo lo que hoy está valorando y agradeciendo tener y que antes no lo hacía…

Verá que son muchísimas cosas más por la que deberá estar agradecida/o de lo que pueda suponer…

Al comenzar a enfocar su atención en las cosas buenas que tiene (que si faltaran todo sería peor) se podrá dar el lujo de comenzar a ver lo que le rodea, con una visión más optimista de lo que está viviendo y sobre todo, generar la energía positiva y de LUZ necesaria para enfocar el futuro, con una actitud más fuerte y luminosa.

Bendiciones y luz protectora benéfica y radiante.

Walter Accuosto

VISITA MI PÁGINA:  walteraccuosto.com 

HASTA HACE MUY POCO, LA VIDA ERA OTRA

Hasta hace muy poco la vida era otra.

Muchas personas contando sus viajes de vacaciones y las experiencias vividas, otras miles planificando la semana de Turismo para conocer distintas partes del mundo, teníamos planes, proyectos, clases por comenzar y un año pleno para trabajar, divertirnos, ahorrar y disfrutar.

Hace poco más de un mes, nuestras necesidades, sueños, planes, ideas y proyectos eran lo que no son ahora…

Aquella canción de Mercedes Sosa le dio una vez más la razón… razón que todos sabemos que es así, pero que no reconocemos hasta que llega…

Todo cambia.

Hasta el punto que aquella tecnología por la cual estábamos preocupados porque nos aislaba socialmente, ahora es lo que nos une.

Mientras cada uno de nosotros estamos en casa, comenzamos a ser conscientes que no es una situación única, que no es algo “personal”… que en este momento el MUNDO entero todo esta cancelado…

Todo está quieto, paralizado.

No hay nada urgente para hacer… solamente cuidarnos y cuidar a quien tenemos a nuestro lado.

De eso se trata nuestro mundo en este momento, enfocarnos en estar tranquilos, tener el alimento necesario, las comodidades básicas y saber que las personas a las cuales queremos están bien… con salud.

Ya no nos importa no poder ir a Grecia,  tener ese coche último modelo, ser famoso o reunir una fortuna…

¡Se da cuenta con que poco nos conformamos…!

Esta tragedia, como todas las crisis que han llegado a su vida y seguirán llegando, viene con un anexo: la oportunidad de aprender cosas nuevas, porque ahora que estamos en “pausa”, el Universo nos da la oportunidad de volver hacia dentro, pensar, replantear y generar los pasos que nos permitan re-alinear nuestra vida, hacia – seguramente- otras direcciones.

Quizá. Aunque parezca algo sin sentido… estamos en un punto (personal y de humanidad) de recuperar nuestra verdadera esencia y comenzar a ser lo que realmente somos…

Estos cambios general temores, incertidumbre, nervios y ansiedades…

Es por esa razón, que realice una pequeña meditación para estos momentos, de muy poco tiempo y fuera de lo que son las meditaciones tradicionales, quizá más como un recordatorio de cómo llegar a la esencia de la paz que está dentro nuestro, en menos de cinco minutos, simplemente activando la relajación, la respiración adecuada, la mente en balance y una música inusual para meditar, pero que mi sensibilidad y mis Guías me indican que es la adecuada.

Espero que le guste.

ES IMPORTANTE QUE LEA ESTO, ANTES DE ESCUCHAR EL AUDIO

Indicaciones:

Disponga de 5 minutos para estar en un lugar donde domine el silencio

Siéntese o recuéstese cómodamente.

Use auriculares

Usaremos para este ejercicio la respiración diafragmática o abdominal.

Es simple, pero necesita saber antes de realizar el ejercicio como se hace.

Bien vendría entonces, practicarlo antes

Lo importante es no forzar nada, hacerlo sutil, amablemente.

Esta respiración (que es la que hacen los bebes y la perfecta) requiere una pequeña técnica pero no difícil…

No se trata de llenar los pulmones de aire, ni aguantar la respiración.

Practica previa

En una posición cómoda que puede ser recostada o sentado… ponga sus manos suavemente en su estómago.

Expulse todo el aire que esta acumulado en sus pulmones, al hacer esto, estará también provocando la necesidad de inspirar más profundamente.

Inicie la respiración, de manera profunda dirigiendo el aire al inspirar “hacia su abdomen”, como si quisiera empujar hacia arriba las manos que están apoyadas suavemente en él.

Debe sentir que el mismo se infla como un globo.

Retenga unos instantes el aire y luego comience a expulsarlo, relajando su vientre (ese globo formado, comenzará a desinflarse) y las manos bajaran con él.

Quédese unos instantes con los pulmones vacíos, sintiendo cómo se va relajando, y en cuanto sienta nuevamente el impulso de inspirar, hágalo profunda y lentamente volviendo a llenar tus pulmones mientras tu abdomen sube.

resp.-diafrg.

Practique esta la respiración diafragmática durante el tiempo que requiera para aprenderla y estar luego su organismo preparado para realizar la meditación…

Recuerde no forzar, sino no alcanzará la relajación profunda que da la correcta respiración diafragmática.

Es un simple ejercicio que lo podrá realizar sin dificultades…

Una vez familiarizada/o con este modo de respiración, simplemente escuche la meditación y déjese llevar…

Esta realizada con mucho amor…

Walter  Accuosto

 

MI MAESTRO… ¿UNA TORTUGA?

depositphotos_5867669-stock-photo-tortoise

Tanto en diversas playas tanto del Pacífico como del Caribe Nicaragüense sobre las 19/20 horas, en el momento que el sol decide retirarse y siempre a mediados de invierno, se puede ver un espectáculo increíble: miles de tortugas salen del océano Pacífico en busca de tierra firme.

Como no podía ser de otra manera, lentamente y con mucho esfuerzo luchan contra las olas y llegan a la orilla con un único fin traído desde quien sabe que código genético, herencia, instinto o karma: enterrar sus huevos en la arena.

Con ese único fin… el de preservar su especie, cada uno de estos “bichitos” recorren miles de kilómetros para volver al sitio en el que nació y – dicen los lugareños – tardan aproximadamente 30 años, tiempo en que demoran en alcanzar su madurez sexual.

¿Vienen corriendo como locas?

Nunca vi una tortuga en ese estado, pero por lo que pude averiguar, no.

Vienen con su habitual lentitud de tortuga hecha y derecha, haciendo honor a su imagen de movimientos lentos, pero seguros.

Si nos comparamos con estos simpáticos bichitos (¡Salud!!! Maria Elena Walsh que estarás cantando “Manuelita” en el cielo) podremos descubrir que tenemos más que una diferencia física: el manejo del tiempo.

En nuestra cultura ser lento es sinónimo de torpe, “tonto” o inútil.

Se impone la rapidez y la impaciencia y todo tiene que estar disponible “al momento”.

Por ejemplo: hoy una espera de quince segundos ante el ascensor se hace insoportable. Mas de una vez me han cerrado la puerta “en las narices” sin tener la “amabilidad” y paciencia de esperar un segundo para compartirlo. Estoy seguro que a Ud. le ha pasado lo mismo.

Casi sin querer, la energía de este siglo XXI nos ha llevado a querer las cosas “para mañana” y pagar un precio: NO DISFRUTAR LA VIDA, NO DISFRUTAR EL VIAJE, por querer llegar más rápido a la meta.

Sin duda este maldito y a su vez sanador virus trae un mensaje…

Nos obligó a guardar quietud, tener muchísimo tiempo para reflexionar, darnos cuenta que cosas son las importantes y cuáles no.

Nos obligó a ATORTUGARNOS.

ATORTÚGUESE, acepte a este extraño animalito como su maestro.

Walter Accuosto