EL REY, EL BURRO Y EL CORONAVIRUS…

34555

En un reino lejano, hace mucho tiempo vivía un rey y un día decidió que el burro que tenía en el establo, tenía que aprender a hablar. De inmediato, llamó a uno de sus consejeros y le dijo en tono firme: «¡Te ordeno que hagas hablar al burro!»

«Su majestad», le contestó el consejero, «eso no es posible porque los burros no hablan».

«¡Si no haces hablar al burro», sentenció el rey, serás ejecutado!

«Pero Su Majestad, le ruego entienda que no es posible hacer hablar a un burro»…

El rey mandó ejecutar al consejero. Luego llamó a los otros consejeros y cortesanos.

Uno a uno les dio la misma orden y al recibir la misma respuesta, los mandaba a ejecutar.

Ante la imposibilidad de encontrar quien hiciese hablar al burro, salió del palacio y le dio la orden a un campesino, que estaba trabajando la tierra, con la misma advertencia: si no hacia hablar al burro, lo mandaría matar…

El campesino permaneció pensativo unos instantes y le contestó al rey: «Su majestad, realmente es una tarea difícil mas no imposible. Recuerde usted que los burros nunca han hablado por lo que tomará cierto tiempo».

«¿Cuánto tiempo necesitas para hacer hablar al burro?», preguntó el rey. «Yo calculo que un año será suficiente», contestó el campesino.

«En ese caso, llévate al burro a tu casa y si en el plazo de un año no has logrado que hable, serás ejecutado», dijo el rey.

El campesino llevó el burro a su casa.

Al verlo llegar, su esposa le pregunta por el animal y él le cuenta la historia.

«¡Estás loco, – le dijo la esposa con tono preocupado – los burros no hablan, nunca lo lograrás y el rey te ejecutará!»

«Querida, ya sé que los burros no hablan. Si le decía que no, me mandaba ejecutar al instante..

Pero recuerda que el rey me dio un plazo de un año y en ese lapso el rey puede ser derrocado, morir, perder la memoria, arrepentirse de su decisión, salir de su locura, darse cuenta que los burros no pueden hablar, abdicar, en cualquier caso… algo siempre puede pasar.

La moraleja de esta historia amigos, es que no hay que preocuparse demasiado por aquellas cosas que aun no llegaron y que siempre, a pesar de lo oscuro que se presente la vida, siempre existen pequeños milagros o cambios que hacen que eso que se espera… no llegue, pueda ser evitado o cambien las circunstancias que hoy, pueden estar haciéndonos preocupar por el mañana.

Disfrute el hoy en su casa, no saliendo y cuidándose y cuidando.

Mañana… mañana será otro día.

BENDICIONES…

Walter Accuosto

8 respuestas a “EL REY, EL BURRO Y EL CORONAVIRUS…

  1. Que a gusto leer esto, y pensar que razón tiene y agradecer lo que nos hace llegar. Por favor,CUIDESE UD. nosotros,muchos, lo necesitamos para que nos acompañe en esta como tantas circunstancias,y a la vez ofrecerle nuestro cariño y agradecimiento permanente,hacemos un montón de almas conectadas por amor a la vida.,eso.es el fruto de lo que ud.ha cultivado en nosotros. Buen otoño,con esperanzas renovadas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s