¿HACIA ADONDE SE DIRIGE SU ATENCIÓN?

305-Enfocar-G

El comentario de esta semana es que debemos tener en cuenta y siempre presente que concentrar nuestra atención constantemente en las cosas que nos perturban, nos mantiene perturbados.

Y no lo dude: la obsesión por nuestros problemas no deja espacio para las soluciones.

Todo es “según el color del cristal con que se mire” (vieja frase) o con la dinámica con que se vea, comprenda, entienda, acepte la situación.

Siempre tenemos la libertad de buscar lo bueno que se ha perdido en una situación complicada.

¿Que me esta diciendo Accuosto…? buscar lo bueno perdido… ¡si lo perdí!

Si… pero también lo vivió.

No todos pueden vivir cosas buenas y las cosas… queridos amigos, no son para siempre.

Si algo bueno se perdió… no se quede enganchado en la pérdida, sino en la experiencia maravillosa que aporto eso bueno que pudo vivir… aun a pesar de eso que se perdió.

Y si esta en la línea de pensamiento en la que se basa la metafísica, me animo a decirle (porque se que lo va a comprender) que enfoque su mente y su Alma en identificar cual es la enseñanza de esa pérdida.

Sé que este pensamiento pueden no compartirlo muchos de Uds…

Pero es mío, es algo que pienso yo, algo muy personal que me ayuda a centrarme, comprender, equilibrar y por eso quería en este comentario, compartirlo con todos Uds.

Pienso que nuestro progreso en la vida es igual a nuestra capacidad de liberarnos de nuestros problemas y de avanzar gracias al impulso de una actitud positiva.

Muchas veces, en diferentes circunstancias el sufrimiento tiene razón de ser.
Otras veces no…
Pero en casi todas… es manejable.

No siempre, porque como en todo hay casos muy dramáticos…
Repito… No siempre…

Pero con bastante frecuencia somos incapaces de reconocer las oportunidades de crecimiento y éxito que nos esta ofreciendo eso que no queremos, no esperábamos, no merecíamos… porque hemos decidido quedar atrapados en las circunstancias que escapan a nuestro control.

Quizá no nos demos cuenta de ello, pero nunca estamos atados a los problemas.

Las soluciones siempre están a nuestro alcance.

De una manera… o de otra.

Sin embargo, debemos alejarnos lo suficiente para poder ver las cosas desde una perspectiva responsable y distinta de la situación.

Mi deseo – si se sintió identificada/o con esta reflexión – es que comprenda que los problemas no tienen por qué obstaculizar su crecimiento.

Ellos forman parte de la vida y hay que aceptarlos, comprenderlos, interpretarlos y aprender de ellos.